21 noviembre 2012

¿Los centro comerciales, son seguros?



El día de ayer todos nos enteramos de la balacera, acribillamiento o tiroteo, como gusten decirle, dentro del centro comercial “La Gran Vía” y me llamaba la atención –además del nivel de indignación- un tuit que leí que decía “los centros comerciales ya no son seguros” y me quede reflexionando ¿Cuándo han sido seguros los centros comerciales? ¿Qué entiende esta persona por seguridad? ¿Qué entiende por “estar seguro”?

Hay que remitirnos entonces al “amansa burros” –como bien le decía mi padre al diccionario- la RAE –Real Academia Española- define seguro, ra. (Del lat. secūrus). 1. adj. Libre y exento de todo peligro, daño o riesgo. 

Desde hace muchos años varios centros comerciales en zonas populosas como Soyapango, Apopa, Altavista, incluso Metrocentro, entre otros dejaron de ser seguros, ya que si bien es cierto las empresas de seguridad privada brindan su servicio a estos centros comerciales, también es cierto que muchos de estos vigilantes –ya sea por los bajos salarios, largas jornadas, retraso en pagos, sin seguridad social o porque algún pandillero le amenazó en su integridad física- se han hecho del “ojo pacho” con los delincuentes, que se dedican no solo a abrir los carros en los parqueos para saquear cuanto pudiera haber dejado un ciudadano/a que “se sintió seguro de dejar su vehículo en el parqueo del centro comercial” si no también para llevarse el vehículo, mientras el incauto ciudadano hacía sus compras, comía algo, pagaba algún recibo o simplemente “vitriniaba” y al regresar de cualquiera actividad de las antes mencionadas se encontraba con el “hoyo” -el espacio vacío donde él o ella había dejado su vehículo-, ¿cuantos no hemos oído esas historias donde le robaron su computadora, sus documentos o se llevaron su auto a la vista de los flamantes vigilantes?

Mas grave aún y no menos común son los casos que son en estos mismos centros comerciales “seguros” donde han secuestrado a jóvenes los cuales el último caso muy sonado tuvo un desenlace fatal como es el caso de Helene Arias, de igual se han dado casos en los que un grupo de jóvenes luego de departir en una discoteca salieron de ésta y le dieron tremenda vapuleada a dos jóvenes los cuales aún guardan como secuela de ese hecho lesiones tanto físicas como psicológicas.

Entonces ¿Son o han sido alguna vez los centros comerciales sitios seguros? Personalmente considero que ninguno los es, no solo porque no creo que tener vigilantes o que el centro comercial esté en determinada zona automáticamente implica “estar seguro” si no porque mientras no exista un combate decidido a la delincuencia con políticas que vayan de la mano en el tema de la prevención y rehabilitación, dando verdaderas opciones de educación en igualdad de oportunidades a los grupos que no tiene más opciones –ya sea porque viven en zonas de alto riesgo o porque su centro escolar está en zona de riesgo o los niveles estructurales de pobreza son tales que no hay otra mas que irse “mojado a los yunais” o formar una banda para delinquir -que pertenecer a las maras u otros grupos delincuenciales.

Y aclaro que no desconozco que el “core business” de los centros comerciales no es otro más que poner a disposición de las grandes mayorías puntos de venta donde puedan comprar o consumir los pocos centavos que ganan –en la mejor de las suertes, si no es endeudándose con la tarjeta de crédito- y por la situación de inseguridad de nuestro país se ven obligados a poner seguridad, pero no para los consumidores, sino mas bien para los comercios que alquilan sus locales – Ahora entiende usted aquel letrero que reza “la empresa no se hace responsable de los daños, pérdidas o robos que sufra su vehículo”- de hecho recuerde que si usted se pasa de un centro comercial a otro y en el centro de la calle le asaltan… ni los vigilantes de uno u otro sitio se meterán en “su problema” ellos están contratados para evitar los atracos o asaltos de los locales que custodian –lo mismo sucede con los vigilantes de los bancos-

Otra de las cosas que me llamó la atención fue el nivel de indignación que esto generó, y no porque el hecho no lo merezca, todo hecho de violencia debe ser repudiado y cualquiera con sentido común o con un mínimo de humanidad debería dolerse por este tipo de hechos –que dicho sea de paso ocurren a diario- pero me pregunto ¿Deben suceder ahí -.en esa zona o centro comercial en particular- para que los hagamos TT y nos pronunciemos por una mayor acción de los encargados de garantizar nuestra seguridad? Espero que esto no sea así –aunque la reacción del día martes me deja otra certeza- tenemos que aprender a dolernos por todos los hechos de violencia que se den en este país, ni siquiera tenemos la justificación que seamos un enorme país, la violencia desde hace años azota municipios como Soyapango, Panchimalco, Apopa, Mejicanos, Ayutuxtepeque… etc y quizá muchos ni conozcan esos sitios mas que en la noticias y tengan un chip que diga “lugares a donde no ir jamás” pero debo decirles que los residentes de esos municipios son tan salvadoreños/as como ustedes y su zozobra deber ser la nuestra, su miedo debe ser el nuestro y su inseguridad ciertamente debe ser la de todos/as.

Les recuerdo que este país no ha sido seguro desde que hace muchos años se mataron cientos de campesinos a plena luz del día en un parque –allá por 1932- hagan el recuento, los invito, si no fue la represión de gobiernos militares donde el opinar diferente te garantizaba “cero seguridad” pasando por la guerra civil donde a cualquiera le podía caer “una bala perdida” y ahora las maras o pandillas, el narcotráfico y los crímenes de cuello blanco ¿Cuándo ha sido seguro El Salvador?
 

Finalmente les dejo la siguiente reflexión de Martin Niemoeller "Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí"




Salvadoreños/as hace años la violencia toca la puerta de nuestro vecino, en los municipios populosos y no hemos dicho nada, llegará el día en que toquen nuestra puerta y nuestro vecino se habrá ido y no habrá nadie que podrá hacer nada a favor nuestro………. ¿Que esperamos para indignarnos?
 

Finalmente recuerde "Vaya a un centro comercial, bajo su propio riesgo", tenga presente esos vigilantes que están ahí no estan contratados para cuidarlo a usted.

1 comentario:

  1. Me gusta como escribís, te animo a que sigas haciéndolo. Felicidades.

    ResponderEliminar

¿Y tu que opinas?